PCR | VERUM

Lista de Distribución

Descargar PDF

Monterrey, Nuevo León (noviembre 03, 2020): El día de hoy PCR Verum asignó las calificaciones corporativas de ‘AAA/M’ para el largo plazo y ‘1+/M’ para el corto plazo a Banco del Bajío, S.A., Institución de Banca Múltiple, (BanBajío), respectivamente. La perspectiva para la calificación de largo plazo es ‘Estable’.  

Las calificaciones de BanBajío reflejan el modelo de negocios consolidado del Banco, su favorable evolución financiera, principalmente en rentabilidad y eficiencia operativa; así como su destacable calidad de activos que ha mantenido a través del tiempo. Además, consideran su sana posición de liquidez, un nivel patrimonial favorable y un sólido perfil de fondeo. De igual forma, estas incorporan sus moderadas concentraciones dentro de su portafolio crediticio y las prudentes estrategias tomadas por la administración para adaptarse y enfrentar de mejor manera el entorno complejo que se avecina para el sector que atiende, a raíz de la contingencia del COVID-19. 

La rentabilidad del Banco ha alcanzado niveles destacables. Durante los últimos años (2016 -2019) se había apreciado una rentabilidad sobre activos y capital promedio buenos de 2.1% y 17.6%, respectivamente. Para el cierre del primer semestre del 2020, se presenta una disminución en sus indicadores de rentabilidad, explicado en gran parte por un crecimiento más lento dentro de su portafolio crediticio, costos por reservas mayores y un margen financiero menor (ROE y ROA al 1S20: 12.0% y 1.6%). Consideramos que los fundamentales del desempeño financiero del Banco continuaran hacia delante, tales como su alta proporción de activos generadores y su buen control de gastos. 

PCR Verum espera que el desempeño de BanBajío estará impactado en el corto y mediano plazo bajo un desfavorable entorno económico y ambiente operativo presentado por la pandemia (COVID 19); principalmente por la necesidad de mayores provisiones y un menor dinamismo en su base de ingresos. Aun así, nuestra expectativa sobre su capacidad para sostener ingresos y competir será adecuada. 

El ritmo de los costos para la creación de provisiones será más recurrente a futuro para BanBajío, pero no representará una contingencia altamente significativa como ocurrirá en bancos más enfocados a actividades de consumo. Las reservas creadas durante 2019 representan un favorable 10.0% de sus utilidades antes de impuestos y reservas (2016 – 2018: 18.9% en promedio). La desaceleración en el ritmo de apertura de sucursales nuevas también podría beneficiar su eficiencia operativa y compensar de cierta manera los probables incrementos en provisiones de cartera; por lo que podrían mantener sus métricas de rentabilidad en niveles adecuados.   

Consideramos que la administración ha sido capaz de construir una franquicia sólida, al mantener la mayor parte de las razones operativas del Banco en buenos niveles a través de la historia. Además, la capacidad y flexibilidad para ajustar rápidamente la estrategia de negocio, en función del entorno operativo y de la experiencia propia, es una de las principales fortalezas de BanBajío. 

Por sus orígenes, BanBajío posee una posición fuerte en la región centro occidente del País, representando dicha zona a junio de 2020 el 32.6% de sus créditos totales (Guanajuato, Michoacán, Querétaro, San Luis Potosí y Aguascalientes). A través de los años, ha expandido su presencia a otras regiones y actualmente es uno de los bancos con la diversificación geográfica más amplia y con una penetración relevante en las principales ciudades de la República Mexicana (Ciudad de México: 20.3%; Nuevo León: 13.8%; y Jalisco: 8.2%). Esta diversificación territorial se produjo con una buena y controlada originación y que está sucediendo de manera gradual y a futuro se espera que dicha cobertura favorezca la diversificación de riesgos y el sostenimiento de ingresos. 

El Banco se ha mantenido constantemente activo en operaciones crediticias hacia el sector de agronegocios (~20% del portafolio total) y ha desarrollado una amplia especialización. El perfil de riesgo de esta cartera se caracteriza por personas físicas y empresas medianas con una alta tecnificación en sus procesos, enfocadas principalmente en actividades primarias-intermedias (producción y comercialización). Por su parte, en los últimos dos ejercicios el Banco ha robustecido sus créditos al sector público (gobiernos estatales y municipales), los cuales poseen buenos esquemas de garantías a través de participaciones federales, principalmente. 

La cartera crediticia de BanBajío está expuesta a concentraciones por deudor y estas se consideran como moderadas, especialmente cuando se comparan con otros bancos de tamaño similar dentro del sistema bancario mexicano. Las 20 mayores exposiciones crediticias representaron a junio de 2020 el 19.0% de la cartera total y 1.1 veces el capital contable; representando su principal acreditado más del 10% del capital contable del Banco. Estas principales exposiciones están diversificadas por entidades gubernamentales y préstamos concedidos a empresas en distintos sectores, como empresas comerciales y construcción. BanBajío mitiga parcialmente su apetito de riesgo crediticio con una postura conservadora hacia las garantías; la mayoría en forma de hipotecas, seguidas por líquidas y colaterales. 

El indicador de cartera vencida compara favorablemente contra la industria bancaria y en los últimos cuatro años y medio se ha mantenido estable y no ha superado el 1.0% (2T20: 1.0%; 2019: 0.9%); asimismo, el Banco no ha incurrido en castigos significativos durante dicho periodo (0.7% de los créditos promedio del 2019). Aunque el entorno económico pudiera deteriorar en cierta magnitud la morosidad y el número de castigos, PCR Verum espera que se mantenga relativamente manejable. Al cierre de junio de 2020 el 26.8% de su portafolio total [18,613 créditos (sin considerar consumo)] se encontraba dentro del programa de diferimiento de pago y parte de esta cartera se logró compaginar con algunos fondeadores de la Banca de Desarrollo. 

La cobertura de cartera vencida por reservas continúa amplia y ha sido creciente en periodos recientes, ya que al cierre de junio de 2020 paso a 1.9 veces desde 1.6x presentada al cierre del 2019. Si bien, se espera que los impactos en sus indicadores de cartera vencida y castigos podrán ser contenidos durante el último semestre del 2020 (criterios contables especiales aprobados por la CNBV), de manera prudente y vislumbrando las posibles afectaciones de su portafolio, la administración del Banco espera mantener una razón de cobertura sobre créditos vencidos de al menos 2.0x para el cierre del presente año. 

La posición patrimonial de BanBajío continúa siendo buena y similar a la del sistema bancario mexicano. El índice de capitalización para el cierre de junio de 2020 se ubicó en 16.1% (sistema: 16.4%) y en los últimos cuatro años se ha ubicado en 15.1% en promedio. Dichos niveles de capitalización se han mantenido, gracias a su importante generación interna de utilidades, aun cuando el decreto de dividendos había sido elevado en el pasado (40% de la utilidad neta del ejercicio 2019; 20% dividendo ordinario y 20% extraordinario). BanBajío será capaz de mantener su posición patrimonial en niveles similares a los actuales, ya que se espera un ritmo de colocación crediticia menor y se anunció que no decretaran dividendos.  

Gracias a su razonable presencia de sucursales, su captación total ha crecido de forma consistente a un alto ritmo de 13.5% por año desde 2017 para continuar siendo su principal fuente de financiamiento. Al 2T20, la base de captación tradicional representa 77.9% del fondeo total y ha sido un factor importante para sostener su estructura de ingresos. Una parte de los créditos comerciales, a PyMES y de agronegocios está financiada con préstamos de los organismos de desarrollo que, en algunos casos, son relativamente más costosos, pero ofrecen plazos acordes a sus préstamos y mejores garantías que ayudan en gran parte en la severidad de pérdida del crédito. Dichos créditos interbancarios están alineados a esquemas gubernamentales con banca de segundo piso como FIRA, NAFIN y Bancomext para los cuales BanBajío ha mostrado un favorable acceso e incremento de líneas cada año.  

La perspectiva de la calificación de largo plazo es ‘Estable’. La calificación se encuentra en el rango más alto que otorga PCR Verum. Ajustes a la baja podrían ser provocados ante un nivel de capitalización presionado, incrementos significativos en su morosidad y no acompañados por reservas suficientes y/o retrocesos en los avances mostrados en su posición de liquidez. 

BanBajío es un Banco fundado en 1994 en la ciudad de León, Guanajuato con servicio y atención especializada en banca empresarial y comercial. En sus inicios se especializó en el otorgamiento del sector agroindustrial; sin embargo, de manera gradual y exitosa comenzó a diversificarse, aumentando sus operaciones en otras líneas de negocios, como las pequeñas y medianas empresas (PyMES), corporativos, gobierno y vivienda. Asimismo, ha impulsado una rápida expansión de depósitos a través de diversos productos de captación que le han permitido mejorar su estructura de fondeo y con mayor rapidez que otros bancos calificados. Al cierre del segundo trimestre del 2020 el Banco contaba con un portafolio de Ps$184,276 millones obteniendo una participación del mercado de aproximadamente del 3.3% para este rubro (número 8 de 50 Bancos del sistema). 


COMPARTIR:


Banco del Bajío

CALIFICACIONES ACTUALES:

Calificación

Tipo de Calificación

Historial de Calificación


Calificación: AAA/M Perspectiva 'Estable' (Perspectiva 'Estable')

Tipo de calificación: Largo Plazo

Historial de calificación:


Calificación: 1+/M

Tipo de calificación: Corto Plazo

Historial de calificación:


Perspectiva 'Estable'

Perspectiva 'Estable'

Perspectiva 'Positiva'

Perspectiva 'Positiva'

Perspectiva 'Negativa'

Perspectiva 'Negativa'

Observación

Observación

Observación 'Positiva'

Observación 'Positiva'

Observación 'Negativa'

Observación 'Negativa'
5