PCR | VERUM

Lista de Distribución

Descargar PDF

Monterrey, Nuevo León (Septiembre 18, 2018): Verum disminuyó la calificación de riesgo contraparte de largo plazo de Banco Autofin México, S.A., Institución de Banca Múltiple (BAM) a ‘BBB-/M’ desde ‘BBB/M’ y ratificó la de corto plazo en el nivel de ‘3/M’. La perspectiva de la calificación de largo plazo continúa siendo ‘Estable’ 

El cambio en la calificación de largo plazo obedece al aumento de los bienes de baja productividad dentro de su balance y de un deterioro mayor en su calidad de cartera, los cuales han comenzado a afectar de manera importante sus indicadores de capitalización. Además, el desempeño negativo de BAM contrasta con los resultados de otros bancos en niveles de calificación similar. Por otra parte, las calificaciones se ven compensadas por la trayectoria y experiencia de Autofinanciamiento México (Grupo Autofin, principal accionista del banco) en la originación de créditos automotrices, una estructura de fondeo sostenida a través de depósitos y sus adecuados niveles de liquidez. 

La perspectiva de la calificación de largo plazo es ‘Estable’. Factores que pudieran repercutir sobre las calificaciones serían, un deterioro importante en la calidad de sus activos e indicadores de eficiencia que ocasionen una menor generación interna de capital y/o un incremento mayor de la proporción de activos de baja productividad. Por el contrario, las calificaciones pudieran mejorar en el mediano plazo ante mejoras materiales y sostenidas tanto en su rentabilidad como en su proporción de activos improductivos dentro de balance, en conjunto con reducciones importantes en concentración de préstamos. 

Durante los últimos 18 meses la calidad de activos de BAM se ha deteriorado de manera gradual. La cartera vencida registró un incremento y al 2T18 se ubica en Ps$211 millones, con un indicador de cartera vencida de 5.4%, el nivel más alto registrado bajo el periodo de análisis (2017: 4.7%, 2016: 3.0%). Por su parte el indicador de cobertura por reservas se deterioró a 0.8x nivel que es considerado bajo por Verum ante las concentraciones registradas en el portafolio. Durante este periodo también se presentaron incrementos significativos de bienes adjudicados, alcanzando los Ps$416 millones para el cierre del 2T18; además de los inmuebles y mobiliario propios registrados con un valor en libros de Ps$136 millones, los cuales a consideración de Verum resultan poco productivos para el banco y una limitante en su manejo y disposición del capital contable. En tanto, la suma de dichos activos se incrementó en un 59% respecto a lo reportado al cierre del 2016.  

El portafolio crediticio de BAM al 2T18 fue de Ps$3,900 millones, registrando un crecimiento moderado del 1.5% en los últimos doce meses; parte del aumento se explica por la operación de compra de cartera que realiza habitualmente con su filial (Autofin: cartera de autos por ~Ps$160 millones). El portafolio a la misma fecha está compuesto en un 74% por créditos comerciales, 25% por créditos al consumo (principalmente automotriz) y una participación marginal de créditos hipotecarios. La cartera de créditos de BAM exhibe una elevada concentración en sus principales clientes, ya que los principales 10 grupos económicos se situaron en Ps$1,235 millones (31.7% del portafolio total y 1.7x el capital contable). 

Verum considera que BAM cuenta con una ajustada fortaleza patrimonial. El indicador de capital regulatorio para el cierre de junio de 2018 se ubicó en 12.8% (Promedio sector 2T18: 15.7%) y refleja una capacidad moderada de absorción de pérdidas. De concretarse la aportación de capital por parte de sus accionistas por al menos Ps$52 millones, la expectativa de la administración es que su indicador de capitalización se mantenga en el rango de entre el 13.0% y 14.0% en los próximos periodos (perfil de riesgo que podría irse ajustando conforme los niveles observados tras dicha capitalización). Verum considera que a medida que el portafolio crediticio madure, el desplazamiento oportuno de sus activos grises y la estrategia de disminución de costos se concrete eficazmente, esperaríamos que las utilidades tomen mayor relevancia en la composición del capital del Banco.  

El aumento de los bienes adjudicados registrado en los últimos meses ha incrementado la porción de activos de baja productivas (cartera vencida neta de reservas + bienes adjudicados + inmuebles + impuestos diferidos) sobre capital hasta ubicarse en 83.2% (2017: 78.4%; 2016: 49.4%), situación que podría continuar presionando la flexibilidad financiera de BAM hacia delante, por lo que estaremos dándole seguimiento a la evolución de dichos activos improductivos presentados dentro del balance. 

Durante el periodo de análisis, el desempeño financiero del Banco ha mostrado inestabilidad. La baja en los ingresos resultado de un menor volumen de colocación en su portafolio de consumo (principalmente en comisiones), y el incremento de los costos crediticios asociados al deterioro de su cartera comercial, resultó en una disminución de su rentabilidad operativa y que al cierre del 2017 y en los primeros seis meses del 2018 los resultados sean negativos (1S18 ROAA y ROAE: -0.3% y -2.0%, respectivamente; 2017: -0.3% y -2.4%). Uno de los esfuerzos más importantes de la administración del Banco es, la recuperación de las principales cuentas de cartera vencida, a través de una estrategia importante dentro de su área de cobranza; así como la venta de bienes adjudicados registrados en balance. De concretarse estas acciones, se esperaría para el cierre del ejercicio una mejora importante dentro de sus indicadores de rentabilidad.  

Al primer semestre de 2018 su índice de eficiencia se ubicó en un elevado 106.9%, por lo que el control de gastos operativos continúa como uno de los principales retos de BAM y se espera que éstos sean contenidos en el mediano plazo, esto a medida que el Banco llegue al monto de cartera suficiente que le permita generar una base de ingresos más estable y alcanzar economías de escala para enfrentar, de manera razonable, el nivel de gasto. Hacia adelante Verum considera que las recientes iniciativas orientadas a mejorar la rentabilidad de la institución podrían llevar el indicador de eficiencia hacia niveles de 90% – 95%. 

La estructura de fondeo de BAM muestra una favorable evolución reflejada en un crecimiento de manera sostenida (+8% en los últimos 12 meses finalizados en junio 2018). Al 2T18, su estructura de fondeo se compone en 76.4% por depósitos a plazo, principalmente de pagarés y certificados bancarios; 8.8% por depósitos de exigibilidad inmediata y el resto por préstamos bancarios. Las líneas de crédito bancarias corresponden en su mayoría a préstamos de instituciones de fomento de dicadas a financiamientos específicos (NAFIN y FIRA). Verum considera que las líneas con las que cuenta el banco son suficientes para sostener el volumen de sus operaciones actuales y esperadas. 

BAM inició operaciones en el año 2006 y es subsidiaria de Grupo Autofin México. La compañía se enfoca en el otorgamiento de créditos empresariales, créditos individuales para la compra de autos; además de ofrecer productos de captación a la vista e inversiones a plazo. Grupo Autofin México es un conglomerado con más de 65 empresas agrupadas en 8 divisiones, que cuenta con activos de más de Ps$30,000 millones, ventas anuales superiores a los Ps$25,000 millones y una plantilla de más de 6,000 colaboradores. 


COMPARTIR:


Banco Autofin México

CALIFICACIONES ACTUALES:

Calificación

Tipo de Calificación

Historial de Calificación


Calificación: BBB-/M Perspectiva 'Negativa' (Perspectiva 'Negativa')

Tipo de calificación: Largo Plazo

Historial de calificación:


Calificación: 3/M

Tipo de calificación: Corto Plazo

Historial de calificación:


Perspectiva 'Estable'

Perspectiva 'Estable'

Perspectiva 'Positiva'

Perspectiva 'Positiva'

Perspectiva 'Negativa'

Perspectiva 'Negativa'

Observación

Observación

Observación 'Positiva'

Observación 'Positiva'

Observación 'Negativa'

Observación 'Negativa'
5